• Si no soportas la cerveza caliente y no tienes tiempo para que se enfríe en la nevera o el congelador, sigue estos trucos infalibles.

No hay nada como una cerveza bien fresquita ¿no? 


Beber cerveza fría es uno de los grandes placeres de la vida, sobre todo durante los días de más calor en verano. Pero este ritual, para muchos un regalo del cielo esos días de playa o con amigos y amigas viendo un partido de fútbol, puede convertirse en una pesadilla si popular bebida está caliente. Si no dispones de tiempo para enfriar una cerveza, te damos tres trucos para poder bajar su temperatura en sólo cinco minutos.

Con agua, hielo y sal

Para mantener la cerveza fría, muchos optan por meter los botellines y latas en un barreñoentre una gran cantidad de hielo. No obstante, si queremos enfriarlas en un abrir y cerrar de ojos, debemos añadir también, a este método tradicional, agua y sal. Como es bien sabido, la sal derrite el hielo, lo que bajará rápidamente la temperatura del agua, transmitiendo así este enfriamiento a las cervezas. Remover la mezcla ayudará a que el hielo se derrita más rápidamente.

Con papel de cocina o servilletas

Otro de los métodos más populares para refrigerar rápidamente una bebida es utilizar papel de cocina, servilletas o incluso papel higiénico. Basta con mojar completamente el papel y envolver la botella de cerveza con él. Acto seguido basta con meter la botella, con el papel mojado envuelto, en el congelador. En unos pocos minutos podrás disfrutar de una cervecita bien fresquita.

Con un spray boca abajo

Si no tienes suficiente con los dos efectivos trucos anteriores, puedes probar congelando directamente la lata o botella. ¿Cómo hacerlo? Rociando los envases que queremos enfriar con un spray de aire comprimido boca abajo. De esta manera sale disparado el gas, que suele estar a temperatura bajo cero, pero sin que salga el contenido. En poco tiempo la cerveza se congelará, pero ten cuidado y ponte guantes para no congelarte las manos.

Publicado: 12 de Marzo de 2017